La Planta

El Remedio Divino

El Aloe Vera

La especie botánica Aloe siempre se ha incluido en la familia de las Liliáceas porque está unida a un bulbo original al igual que las azucenas, las cebollas, el ajo y los espárragos. En vista de las características específicas y particulares, se introdujo el Aloe en una nueva familia botánica, la de las Aloáceas.

La familia de las Aloáceas incluye alrededor de trescientas cincuenta variedades de plantas en todo el planeta. Posee flores de forma alargada cuyo color varía según las diversas especies, con una gama cromática que va desde el naranja al rojo escarlata.

El Aloe Barbadensis Miller (Aloe Vera) destaca entre las distintas variedades de Aloe por su interés cosmético-curativo.

Es una planta perenne que crece en forma de repollo cuya base está rodeada por una roseta de hojas crasas y espinosas de evolución espiral. Su estructura y consistencia recuerdan vagamente a la del cactus.

La Planta alcanza su madurez a los 4 años, su ciclo vital completo es de 12 años.

Cuando se cortan las hojas, dos o tres veces al año, sus “heridas” cicatrizan rápidamente, casi al instante; de hecho, se produce una especie de líquido protector que impide la perdida de savia.

El Aloe Vera se multiplica fácilmente mediante esquejes de los brotes que florecen en la base. No se debe exponer esta planta a climas extremos con grandes variaciones térmicas o excesiva humedad.

De la parte central de la mata de hojas del Aloe Barbadensis se erige el tallo rígido y leñoso de las flores, una vez al año, a una altura que puede alcanzar el metro y medio. El florecimiento en verano se realiza con formaciones tubulares y en racimos de color amarillo en el extremo de la punta leñosa.

La hoja de Aloe Vera es carnosa y suculenta de color verde claro, está compuesta por un gel interno, llamado parénquima, y por una cutícula verde muy coriácea que constituye el envoltorio externo.

Componentes Químicos

Toda la planta es en sí misma una poderosa mezcla de antibióticos, astringentes, bactericidas, analgésicos y anticoagulante, como así también un vigoroso estimulante del crecimiento celular, calificándose como “la hormona de las heridas”. Es la forma sinérgica (“trabajo en conjunto”) en la que actúan todos sus componentes, la que proporciona al ALOE VERA todas sus propiedades.

moleculasBásicamente las sustancias presentes en el Aloe pueden resumirse en tres grandes grupos: Polisacáridos, entre los que destaca el acemanano, de acción inmunostimulante; Las antraquinonas y diversas sustancias con alto poder nutritivo, antiinflamatorio, analgésico, antimicótico como por ejemplo, sales minerales, vitaminas, aminoácidos esenciales y no esenciales, ácidos orgánicos, fosfolípidos, enzimas, ligninas y saponinas.

1) Dentro de los carbohidratos (Sacáridos) destacan la glucosa, Manosa, acemanano y celulosa. Tanto la glucosa como la manosa contribuyen a proporcionar la energía necesaria para los procesos de rehabilitación del cuerpo humano, de forma muy digerible y fácilmente disponible.

El acemanano retiene la humedad en la hoja viva y proporciona la misma función en la piel tratada con su gel, favoreciendo de esta forma una gran hidratación y suavidad epidérmica. Según estudios científicos el acemanano desarrolla importantes actividades en el organismo humano y, principalmente, en el sistema gastrointestinal e inmunitario, dos sistemas muy interdependientes. Contribuye a la estimulación de las defensas inmunitarias, protege la superficie gastrointestinal, presenta una actividad bactericida, germicida y antimicótica.

La celulosa dentro del Aloe constituye la estructura rígida del tallo y la parte externa de la hoja. Sin embargo en los preparados de Aloe es importante por su aportación en fibra.

2) Las antraquinonas aportan el sabor típicamente amargo del Aloe. Su efecto en el organismo es lento y se observa entre las seis y las veinticuatro horas. Se localizan en altas concentraciones, sobre todo en la linfa del tronco, y están menos presentes en las hojas (donde se encuentran en la capa cuticular externa). Entre los estudios realizados destacan las importantes propiedades antibactéricas y presentan datos que favorecen la curación de patologías virales y bactéricas.

Hay muchas antraquinonas en el Aloe con efectos ligeramente diversos: la Aloemodina, el ácido aloético, el antranole…

microscopioEntre sus efectos destacan su intervención en procesos inflamatorios produciendo una acción anestésica y analgésica a la que se suma una notable acción radioprotectora de la luz solar. Incluso en recientes estudios demuestran efectos marcadamente antitumorales.

3) La planta es rica en minerales lo que hace que el jugo puro de Aloe sea comparable a los integradores multiminerales y vitamínicos más modernos, lo que es muy raro en la naturaleza. Entre ellos destacan: Calcio, Hierro, Fósforo, Magnesio, Potasio, zinc, cobre…

Dentro de las vitaminas se dividen y clasifican según su modo de absorción: liposolubles, absorbidas a través de las grasas y acumuladas en las células, e hidrosolubles, absorbidas a través de las soluciones acuosas o los alimentos que contienen agua y no acumuladas en grandes cantidades. En el grupo liposoluble del Aloe se incluyen las vitaminas A y E. En el grupo hidrosoluble, por el contrario, las vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6, B9, B12, B15) y la vitamina C. La carencia en el cuerpo de estas once valiosas sustancias y los minerales supondría un verdadero obstáculo para una salud satisfactoria.

Respecto a los aminoácidos son los elementos principales de las proteínas y son los constituyentes fundamentales de los organismos vivos.

Las proteínas son tan importantes en nuestra alimentación que, por ejemplo, una dieta sin proteínas, hace que en sólo diez días se reduzca la consistencia muscular, el diámetro del cabello, el pigmento epidérmico y aumente considerablemente la fragilidad de nuestro físico.

Este grupo de sustancias constitutivas se clasifica según su modo funcional en aminoácidos esenciales y no esenciales. Los esenciales que son aquellos que el organismo no puede sintetizar y, por lo tanto, deben introducirse en la dieta. En el adulto son ocho, de los cuales siete están presentes en el Aloe: fenilalanina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, treonina y valina. Los aminoácidos no esenciales son los que el organismo, en condiciones fisiológicas normales, es capaz de sintetizar en cantidades adecuadas. Los aminoácidos no esenciales presentes en el Aloe son sólo nueve, frente a los doce necesarios para la vida humana: ácido aspártico, ácido glutámico, alanina, arginina, asparagina, glicina, glutamina, prolina y serina.

Empleo Práctico del Aloe Vera

Debido a los innumerables componentes de esta planta pueden ser útiles en una amplia variedad de patologías menores y mayores, por ello no podemos prescindir de algunas precisiones de empleo.

Es importante saber que sólo algunas de las indicaciones mencionadas tienen un efecto médico-científico comprobado, mientras que otros consejos fundan sus raíces en la tradición, en el sentido común y en la competencia de los propios autores.

Acné
El acné es una inflamación de las glándulas sebáceas, con producción de pus, generalmente localizada en la cara y la espalda. Dichas glándulas están situadas debajo del bulbo piloso y producen la grasa, que reviste, protege y reblandece con una sutil película todo nuestro cuerpo. Se aconseja limpiar la dermis con un jabón a base de Aloe y aplicar después el jugo de Aloe puro tres veces al día en los casos graves, y por la mañana y por la noche en los más leves. Debe prolongarse el tratamiento durante un mes. Es preciso prestar atención a la característica astringente del Aloe. Si se observa excesiva sequedad de la piel, debe hidratarse con gel dérmico hidratante de Aloe o con una crema de Aloe. Los resultados, dado que estamos utilizando un producto natural, se observan con el paso del tiempo.
Arrugas
Las arrugas son hendiduras que la piel produce con el paso de los años debido a que el colágeno de la epidermis pierde su elasticidad e inicia un hundimiento estructural. Este fenómeno afecta a todo el cuerpo y, sobre todo a la cara, el cuello, el escote y las manos, zonas muy expuestas al sol y a los daños de las radiaciones Ultravioletas. Si se recurre al Aloe Vera y se utiliza de forma constante, previene y prolonga el estado de bienestar y juventud. Las diversas sustancias nutritivas, de marcado efecto astringente, y el acemanano, que estimula la producción de colágeno, limitan y combaten la aparición de arrugas. Para ello, debe utilizarse un limpiador para la cara y el cuello por la mañana preparado con 2 cucharadas de jugo puro de Aloe Vera disuelto en 1 litro de agua caliente. Debe aclararse varias veces durante un par de minutos. La sensación que quedará es la de una piel mucho más suave, luminosa y elástica. No debe olvidarse secar las zonas mojadas con una toalla suave, sin restregar, dando ligeros golpecitos, de forma que la última humedad se vaya con el calor que emana de nuestro cuerpo. De esta manera obtendremos una mayor sensación de placer. En estos casos podemos emplear tras la absorción del jugo de Aloe Vera diversos tipos de cosméticos como: Crema Antiarrugas, Crema Hidratante-Reparadora y Crema de Manos.
Cicatrices y Estrías
El tejido que crece cerrando una herida y que al curarse completamente deja marca, se llama cicatriz. El acemanano contenido en el Aloe estimula una producción correcta y coordinada de tejido cicatricial y, junto con los aminoácidos, las vitaminas y las sales minerales, favorece una curación más rápida y ordenada, evitando marcas perennes. El uso de jugo de Aloe puro o del gel hidratante en cicatrices antiguas debe prolongarse durante varios meses, ya que estimula la producción de colágeno y tejido conectivo, de forma que se obtienen buenos resultados. De igual manera, también se aplican a las estrías que aparecen a menudo en el cuerpo femenino debido a un adelgazamiento cutáneo. Pueden aparecer después de un rápido aumento o pérdida de peso, un aumento excesivo y veloz de masa muscular o tras una enfermedad infecciosa. En ambas situaciones, debe aplicarse el jugo de Aloe puro o el gel hidratante de Aloe dos veces al día durante varios meses hasta obtener una reducción o desaparición total de este antiestético fenómeno.
Cuidado de la Piel
En vista de la riqueza de sustancias nutritivas y medicamentosas contenidas en el Aloe, la industria cosmética lo utiliza mucho para preparar cremas, lociones y tratamientos específicos destinados a resolver una gran cantidad de patologías dermatológicas. El jugo puro de Aloe Vera aplicado de forma local todos los días, limpia, refresca y regenera la piel, proporcionando el aporte vitamínico correcto y estimulando una buena irrigación sanguínea, de forma que garantiza una mayor oxigenación y una expulsión más rápida de las toxinas. La piel se alisa, hidrata y se vuelve más elástica, favoreciendo las defensas contra los radicales libres y su acción regeneradora de los tejidos epiteliales, de forma que se produce una acción antioxidante y un efecto antienvejecimiento. En este sentido, después de la absorción del jugo de Aloe Vera podemos aplicar los productos cosméticos de Aloe Vera en los casos de pieles normales, poco grasas y secas dependiendo de la zona a tratar (Manos, Cara, Cuerpo, Labios) así como el After-Shave de Aloe frente a la agresión del afeitado.
Heridas
El Aloe Vera debe considerarse una planta de uso polivalente y su jugo debería formar parte, como primeros auxilios, de los medicamentos de cada casa. Es útil para las heridas, sobre todo para las abrasiones y quemaduras. Acelera la fase regenerativa en la curación, se bloquean las reacciones inflamatorias y estimula la intervención de las defensas inmunitarias. Se utiliza el jugo puro de Aloe poniéndolo en poca cantidad untando ligeramente la herida abierta, el corte o la quemadura; se deja actuar durante varios minutos y se repite la acción mañana, tarde y noche hasta que se cure la herida completamente. Para tratar cortes profundos, es preciso aplicarse una compresa con jugo de Aloe Vera puro durante el día, comprimiéndola con un vendaje. De esta forma, se garantiza el control de la hinchazón causada por la tumefacción y se limita el dolor gracias a la rapidez de curación.
Herpes
Esta afección cutánea de origen viral está muy extendida entre la población mundial, sobre todo junto con trastornos gastrointestinales, estados febriles o menstruales. Una vez que el organismo humano ha entrado en contacto con el virus, sobre todo si está expuesto a periodos de mucho estrés que comprometen la funcionalidad inmunitaria, es fácilmente atacable por lo que es posible que sufra esta patología. El herpes se caracteriza por la formación de pequeñas ampollas acuosas que tienden a inflamarse, produciendo pus y extendiéndose a las zonas más próximas. Dichas formaciones herpéticas suelen picar, son antiestéticas y pueden producir infecciones en la epidermis. Existen diversos tipos de herpes. El más conocido es el herpes simple, localizado en el borde de los labios, la nariz y los genitales. Dadas las conocidas propiedades astringentes, antibacterianas, antiinflamatorias e inmunorreguladoras de jugo puro de Aloe Vera, es evidente su utilización también en este estado patológico, con resultados excelentes e inmediatos. Debe aplicarse el jugo puro de Aloe Vera, el gel dérmico hidratante de Aloe o el Bálsamo labial hidratante en las zonas afectadas varias veces al día.
Herpes Zoster
Esta patología está bastante extendida entre la población humana, además de por las burbujas purulentas se distingue por su forma de presentación y extensión en la epidermis. Se forman estriaciones en el cuerpo de color generalmente rosáceo a lo largo de los canales de ramificación nerviosa conectada a la médula espinal, provocando estados dolorosos. Se aconseja aplicar el jugo puro de Aloe Vera o el gel dérmico hidratante de Aloe con un ligero masaje sobre la zona afectada dos o tres veces al día, según el alcance y la gravedad, continuando durante una semana como mínimo desde el momento que desaparezcan los efectos.
Picaduras de insectos
Un antiguo remedio contra las picaduras de insectos llega de los indios americanos. Este sabio pueblo rociaba su cuerpo con Aloe Vera, cuyo olor característico repelía todos los insectos, protegiéndoles de los mosquitos de los pantanos, lugar donde se refugiaban de los ataques del hombre blanco. Los efectos antibacterianos y antiinflamatorios del jugo son muy valiosos incluso después de la picadura. Este uso es óptimo sobre todo en las épocas calurosas y en zonas de clima húmedo en las que proliferan los mosquitos y otros insectos. Ante una picadura debemos friccionar ligeramente con el jugo puro de Aloe Vera o con el gel dérmico hidratante varias veces al día hasta que desaparezca. Con estos productos además de las propiedades antes mencionadas, obtendremos un alivio en la sensación de picor y escozor debido a su efecto calmante y refrescante.
Curación y mantenimiento del cabello
Para tener el cabello siempre fuerte, sano y reluciente, basta con utilizar el jugo puro de Aloe como bálsamo después del champú de Aloe. Se frota varios minutos y se deja actuar otros diez. El resultado será beneficioso gracias a la riqueza de sus principios activos, que nutren el cuero cabelludo reforzándolo y estimulándolo correctamente. También se aplica en el caso de caída del cabello que afecta sobre todo a los hombres y puede deberse a factores hereditarios o causas como el estrés y la mala alimentación. El Aloe posee un pH de 6, ligeramente ácido y muy similar al de la piel, cuyo valor es de 5,5. De esta forma aumenta su poder penetrante y el conjunto de nutrientes revitaliza el bulbo piloso reforzándolo y fomentando de nuevo el crecimiento. De esta forma se evita la pérdida del cabello. En este caso se aconseja aplicar el jugo puro de Aloe por la mañana y por la noche en la zona deseada durante varios meses. Se aplica el Aloe por la noche y se retira por la mañana lavando el cabello y masajeando suavemente. De esta manera, se reactiva el cuero cabelludo y el cabello crece más sano y fuerte.
Dermatitis Atópica

La atopia es una alteración genéticamente determinada de la piel que está asociada a una mayor susceptibilidad a ciertas enfermedades, como el asma, fiebre del heno y dermatitis atópica.
La dermatitis atópica es una dermatitis típicamente asociada a la atopia, muy común, y generalmente de tratamiento difícil.
Es una alteración genética influenciada por factores ambientales. Desde el punto de vista terapéutico, es útil tener en cuenta que el individuo afectado tiene una piel inherentemente irritable, de ahí que en muchas ocasiones las pieles llamadas sensibles escondan simplemente un grado mayor o menor de una dermatitis atópica.
Se aplica el jugo puro de Aloe Vera empapado en un algodón sobre la zona a tratar y una vez se produzca la absorción se emplea cremas de Aloe Vera (crema de Manos, Hidratante o Corporal según el caso) que hidraten y actúen de forma antidescamativa como coadyuvante al tratamiento. Se ha demostrado que es de mucha utilidad tanto para alargar los periodos interbrote como para ser utilizados durante un brote junto con el tratamiento farmacológico convencional.

Consejos Higiénico-Dietéticos para la mejora de la sintomatología de la Dermatitis-Atópica:
  • Evitar la sudoración.
  • Limpiar y cortar las uñas para evitar infecciones con el rascado.
  • Usar protección solar elevada y de amplio espectro, debido a que es frecuente la fotosensibilización.
  • Usar tejidos naturales de algodón o hilo, nunca de lana.
  • Los baños serán con agua templada, y no muy frecuentes o prolongados. Secar bien, siempre por palpación, y no por fricción.
  • Usar jabones y tensoactivos no muy desengrasantes. El contacto con la piel debe ser lo más breve posible.
  • Hidratar después del baño y, para aliviar la sequedad cutánea, usar durante el día cremas de Aloe Vera, ácidos grasos esenciales o ceramidas.
  • Restringir los perfumes en lo posible.
Dolor de Muelas
La aparición de dolores de muelas se debe sobre todo a estados degenerativos avanzados como la caries, que ataca al esmalte protector de la pulpa, o a una limitada irrigación sanguínea de los capilares dentales. Los diversos componentes antiinflamatorios y analgésicos del Aloe producen efectos muy rápidos. Se utiliza pasando un cepillo estéril por la zona a tratar mojado en el jugo puro de Aloe Vera cada una o dos horas hasta que desaparezcan los dolores. En cualquier caso, se aconseja acudir al dentista.
Gastritis
Los pinchazos torácicos fuertes asociados a una elevada acidez de estómago después de comer son los síntomas de una gastritis causada por malos hábitos alimenticios o por tensiones nerviosas. Si estos maltratos continuos de la mucosa del estómago se prolongan y se combinan con estrés y consumo de bebidas alcohólicas y nicotina, producen irritaciones comúnmente llamadas gastritis. En ese caso debe administrarse 1 cucharada de jugo puro de Aloe Vera tres veces al día, 15 minutos como mínimo antes de las comidas, hasta que desaparezcan los síntomas.
Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad cutánea crónica con características de descamación localizada sobre todo en codos y rodillas. Puede deberse a una causa psicosomática, a una descompensación nutritiva o ambos factores.
Para la medicina oficinal no existe una curación específica. Sin embargo, como demuestran varios estudios médicos si se consume el jugo de forma constante se puede ayudar a evitar y, por lo tanto a curar, este tipo de afecciones. En recientes publicaciones de la Academia Europea de Dermatología del año 1995, algunos investigadores constatan que entre las diversas propiedades del Aloe Vera está la de inhibir las escamas psoriásicas limitando, de esta forma, la proliferación y destrucción de la epidermis. Por lo tanto, conviene utilizar el Aloe, ya sea de forma interna o externa.
Debe aplicarse el jugo puro de Aloe Vera empapado en un algodón sobre la zona a tratar por la mañana y por la noche. Después de su absorción debemos aplicar una crema hidratante de Aloe, ya que su elevado poder astringente podría “deshidratar” notablemente la zona. Por vía interna, debe beberse 2 cucharadas de jugo puro de Aloe dos veces al día justo antes de las comidas. Debe continuarse el tratamiento durante un mes y repetirlo cada cierto tiempo a lo largo del año, sobre todo en los cambios de estación.

Consejos Higiénico-Dietéticos para la mejora de la sintomatología de la Psoriasis:
  • Se debe evitar el estrés y la ansiedad, ya que pueden activar o empeorar la enfermedad.
  • El tabaco y el Alcohol producen un empeoramiento en la sintomatología.
  • Se recomienda la ingesta de muchos líquidos para asegurar una correcta hidratación.
  • La obesidad es un factor negativo. La dieta debe ser variada y equilibrada, predominando el consumo de pescados azules y de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 y 6, así como de verduras ricas en carotenos. Se deben evitar los alimentos grasos de origen animal.
  • Aunque el sol puede ser beneficioso en algunos casos, en otros puede empeorar la patología.
  • Betabloqueantes, antipalúdicos y sales de litio y oro empeoran la enfermedad o la desencadenan.
  • Se recomiendan el uso de jabones corporales suaves.
  • En psoriasis del cuero cabelludo, se recomienda alternar un champú de tratamiento con un champú suave de uso frecuente.
  • Los baños de agua caliente con jugo de Aloe y aceites emolientes calman el picor y ayudan a la hidratación y al desprendimiento de las escamas.
  • La hidratación de la piel es fundamental para establecer su elasticidad y suavidad, disminuir la inflamación y el picor, y evitar los efectos atróficos de los tratamientos tópicos con corticoides. Por ello se recomienda emulsiones hidratantes con Aloe Vera o Germen de Trigo.
Quemaduras solares
Tanto en la playa como en la montaña debemos estar protegidos con emulsiones con protección solar. Se tardara un poco más en conseguir el bronceado, pero de esta manera se evitan consecuencias desagradables, como quemaduras, o daños mayores, como la aparición de melanomas. El jugo de Aloe puro debería estar al alcance de todo veraneante como primeros auxilios. El Aloe es válido para el tratamiento de estas quemaduras ya que bloquea las reacciones inflamatorias como respuesta a la excesiva exposición solar y estimula la intervención de las defensas inmunitarias. También desencadena acciones que alivian el dolor y se produce una aceleración de la fase de repitelización, es decir, la regeneración de los tejidos epidérmicos. Debe untarse suavemente el jugo puro de Aloe sobre la zona a tratar varias veces al día y evitar la exposición solar durante los días siguientes. También podemos utilizar de forma muy efectiva el gel dérmico hidratante aplicándolo sobre la zona con un suave masaje hasta su absorción; con este producto además de las propiedades antes mencionadas obtendremos un efecto calmante y refrescante más pronunciado. Si se observa excesiva sequedad y tirantez de la piel, debe hidratarse después de usar los productos antes mencionados con la Leche corporal Aloe Vera u otra crema dependiendo la zona del cuerpo.
Úlcera duodenal
La lesión de las paredes del duodeno, primer tracto del intestino delgado y de su mucosa, se perciben antes de comer y después de largos periodos sin introducir alimentos. Esta es la diferencia principal entre la úlcera gástrica y la duodenal. Se genera por un trasvase de jugos gástricos en el intestino que perforan paredes y mucosas. Deben consumirse 1 cucharada de jugo puro de Aloe Vera entre comidas tres veces al día con ½ vaso de leche ligeramente templada para apreciar la gastroprotección del acemanano.

PRECAUCIONES

- De ninguna manera se pretende insinuar que pueda reemplazar la atención de un facultativo idóneo, al que se debe recurrir en casos más graves.

- El sentido de todo esto es el de respetar una elección personal, responsable y consciente en la búsqueda de un bienestar perdido. El preferir una vía alternativa al uso frecuente de fármacos es, a nuestro juicio, un estilo correcto de vida, indicador de inteligencia aguda, pero es importante saber ver más allá de los límites de nuestra actuación.

- La reacción del cuerpo humano ante un estímulo tan complejo es tan subjetiva que no podemos garantizar que todos los que sigan fielmente las indicaciones obtendrán los mismos resultados. Ante síntomas graves, evite utilizar preparados botánicos y consulte a un médico que, si es bueno, sabrá dosificar y hacer sinérgicos sus conocimientos.

- Antes de comenzar a consumir el producto, es conveniente frotar la muñeca con un trozo de algodón empapado de jugo. Si en diez minutos no aparecen erupciones cutáneas, enrojecimiento o prurito, puede consumir el producto seguro de que su cuerpo lo podrá tolerar.

- Sin embargo, es preciso especificar que los casos de alergia o intolerancia del Aloe son reducidos y que, generalmente, suele emplearse el jugo puro de esta planta como producto antialergénico.

- Por el contrario, se aconseja que tanto las mujeres embarazadas, menores como las personas con problemas renales graves no utilicen el jugo de Aloe. Esta advertencia debe seguirse sólo en el caso de consumo interno.


Agentes Colaboradores

//]]>