Si conoces poco o nada de esta planta curativa, te invitamos a saber un poco más de ella

Antecedentes Históricos

Asirios Babilónicos.

El antiguo pueblo Asirio utilizaba el jugo de Aloe para quitar los molestos síntomas relacionados con la ingestión de alimentos podridos y la formación de gases intestinales.


Egipcios.

El Aloe, planta de la inmortalidad para los egipcios, se colocaba a la entrada de las pirámides y servía para indicar el camino a los faraones fallecidos hacia la tierra de los muertos.

El jugo de aloe formaba parte integrante de la receta que, una vez realizada, garantizaba una larga duración del cuerpo momificado del fallecido como en el caso del Faraón Ramses II.

Los antiguos egipcios, inventores de la lavativa, la utilizaban como enema purgante asociándola a otra hierba. Asimismo, la belleza de Cleopatra y Nefertiti se atribuía a la utilización del Aloe junto con los regeneradores y nutritivos baños de leche.

En Egipto, esta planta hoy en día todavía sigue considerándose el emblema de la felicidad y de la protección. No es raro encontrarla dentro de tiendas y organismos públicos.


Magna Grecia y Roma Antigua.

La etimología de la palabra Aloe deriva del griego àls-alòs, sal, debido al sabor amargo de esta planta que recuerda al agua de mar.

Una leyenda popular recuerda que Alejandro Magno, aconsejado por Aristóteles y tras el gran esfuerzo por ampliar su reino en Persia, se lanza a la conquista de la isla de Socotra para intentar conseguir la posesión de la cantidad ingente de plantas de Aloe existentes en dicha isla. Situada a lo largo de la costa oriental de Somalia y al sur de la península Arábica, esta pequeña isla era una zona fértil para cultivar la valiosa planta, utilizada como bálsamo calmante y cicatrizante para las heridas graves que se hacían los soldados en las largas y agotadoras expediciones militares alejandrinas.


El Aloe Vera en la Cultura oriental.

Entre el centenar de especies de Aloe existentes en el mundo, algunas poseen troncos de notables dimensiones. La cultura y medicina tibetana utiliza estas especies para remedios terapéuticos e inciensos para meditación. Hoy en día se utilizan sobre todo para obtener un efecto calmante, armonizador y soporífero.


El Aloe Vera entre los Mayas y el Nuevo Mundo

En la cultura Maya se consideraba un remedio maravilloso para los dolores de cabeza. El jugo se preparaba en infusión y después se consumía diluido con agua, mientras que las mujeres Maya frotaban las hojas contra sus senos para fomentar el destete precoz de sus hijos, ya que el marcado sabor amargo de la aloína hacia que el pezón fuera poco apetecible.

Durante el viaje hacia el nuevo mundo, Cristóbal Colón escribió una frase en su diario que, por sí sola, debería convencernos de la versatilidad y eficacia de este espléndido remedio: “Todo está bien, hay Aloe a bordo”.

Extensión Geográfica

Extensión Geográfica

El ALOE VERA se encuentra en casi todo el continente Africano; en Asia, Israel, India, Pakistán, China, Tailandia, Camboya; en las indias occidentales, Cuba, California y Sureste de Estados Unidos, México; y en muchos lugares de América Central y del Sur. Se puede decir que en cualquier lugar del mundo, se pueden encontrar especies de Aloe.

En Africa se utiliza tanto externa como internamente, en animales y humanos, en forma de té, gel, jugo, ungüento y decocción. Lo usan en nacimientos, destete, desórdenes oculares, problemas menstruales, fiebres y gripes, mordeduras de serpientes, dolor de muelas, distrofia muscular, meningitis, cólicos, tuberculosis, dolores, estreñimiento, hemorroides y tiña.

En India y Pakistán, el Musabbar o Aloe Vera generalmente se usa en el estreñimiento y el alivio de los trastornos estomacales a la vez que favorece el comienzo de las menstruaciones con retraso, tomándolo en forma de jugo disuelto en un poco de agua. Para las hemorroides y otros problemas rectales se usa en forma de supositorios hechos con bolas de algodón empapadas en jugo de las hojas. Dicen los ancianos en La India que si el gel se frota en la cabeza alivia las migrañas y "enfría el cerebro".

//]]>